5/11/2013

Ceviche con Aceitunas y Alcaparras.


Hoy les comparto mi interpretación del Tiradito de Pescado, es una variante del ceviche. El corte se hace en finas láminas a modo de carpaccio o sashimi y una vez bañada con la salsa se consume de inmediato, sin dejar macerar por un largo tiempo. Yo no me atrevo a comer pescado crudo, el ceviche solo lo consumo si el corte es en trocitos pequeños; pero últimamente estoy con muchas ganas de probar y experimentar nuevos sabores, a los que hace mucho tiempo seria inimaginables para mí. Mi solución fue prepararlo en versión de ceviche y dejar marinándolo mínimo 15 minutos. Esta receta es de Leandro Cristóbal, un cocinero del cual soy seguidora.

De esta receta salen 2 a 3 porciones.

Van a necesitar:

400grs.  Filetes de pescado de su elección (yo use Tilapia.)
El jugo de 2 limones.
1cdta vinagre balsámico.
1cda alcaparras picadas (si gusta quitar el sabor fuerte de la salmuera, lavarlas en el chorro de agua, escurrir y dejarlas sobre un limpión para secarlas.)
Aceitunas verdes y negras o las de su elección en cantidades a su gusto.
Sal (si tiene sal parrillera o marinera de la gruesa use esa, es totalmente otro gusto el que aporta.)
Pimienta negra fresca recién molida.
Chile picante picado al gusto (yo use jalapeño.)
1 cda culantro picado.
2 cdtas aceite de oliva.

 
 

Preparación:

Cortar los filetes de pescado en cuadritos del tamaño a su gusto, acomodar extendido en un pyrex.  Bañar el pescado con el jugo de limón y dejar marinando 15 minutos dentro del refrigerador tapado. Escurrir todo el jugo de limón, volver a extender el pescado en el pyrex y agregar en este orden el resto de los ingredientes (no mezclarlos.) Un chorrito de jugo de limón recién exprimido, un chorrito de vinagre balsámico, rociar sal cuidando las cantidades (recuerde que las alcaparras y aceitunas tienen su sal.) Rociar pimienta, agregar las alcaparras (yo las agregue enteras, pero la pueden picar si gustan), las aceitunas en rodajas y a la mitad. Chile picante picado, culantro picado y para finalizar un chorrito de aceite de oliva.

 
 
Tan solo la presentación por sí misma es tentadora, invita a comer de “lo que se come los domingos en el cielo”.