6/24/2013

Brownie, a mi manera




La receta original de brownie en sus ingredientes lleva 150grs de chocolate semiamargo para repostería, yo simplemente amo el chocolate y en mi refrigerador siempre tiene que haber alguna barra de chocolate dulce, confites y cocoa en polvo la cual preparo con leche bien fría que es como me fascina. En uno de esos días en los que me despierto con unas ganas incontrolables de comer chocolate se me antojaron unos brownies, bueno sin mucho pensar me puse creativa y me dije voy a sustituir el chocolate semiamargo por los ingredientes que tengo y así nació mi versión de brownie saca de apuro pero igual de delicioso.

Van a necesitar:
2 huevos
¾ taza azúcar
125grs mantequilla (una barra.)
1 taza de cocoa en polvo
½ taza chocolate dulce picado (cualquier barra de chocolate dulce, puede ser con leche, con alguna semilla, o “Kisses”.)
1 cdta vainilla
1 cdta canela
1 cdta nuez moscada
1 taza harina de trigo
Pizca de sal




Preparación:
En un tazón batir con la batidora eléctrica los huevos con el azúcar, hasta sentir que el azúcar se deshizo un poco, agregar la mantequilla derretida con los trozos de chocolate dulce derretido, en esta ocasión yo use barritas de chocolate dulce “Milán”, agregar la cocoa en polvo y la vainilla seguir batiendo. Medir la taza de harina agregar la canela, la nuez moscada y pizca de sal,  cernir en un colador fino para evitar los grumos, incorporar la harina a la mezcla líquida a baja velocidad.

Verter la mezcla a un pyrex de 24cm X 16cm X 5cm aproximadamente enmantequillado, con papel encerado, vuelto a enmantequillar y enharinado.
 
 

Hornear 180°C  (350°F) durante 20 minutos, se tiene que mirar la superficie seca y  al introducir un palillo probador este salga húmedo pero que la mezcla no se vea cruda, no lo hornee por más tiempo, ya que el tiempo de reposo los azúcares se siguen cocinando y se puede endurecer la preparación. Reposar cinco a diez minutos, volcar y quitar con cariño aun en caliente el papel encerado, puede que en algunas parte se quede pegado un poquito, es cuestión de tener un poquito de paciencia y amor. Cortar de doce a quince piezas en cuadros, yo lo sirvo tibio con una bola de helados de vainilla siendo para mí un postre angelical, les aseguro que tocaran el cielo, me encanta su textura por fuera crujiente y por dentro húmedo y chiclosito.