6/05/2013

Rabo de Res, con trocitos de Cerdo y Frijol Blanco


No hay duda si algo nos gusta a los ticos son los frijoles blancos, preparados con pellejo de chancho y patitas de cerdo, hoy les comparto una receta de frijol blanco a mi manera.

Para dos porciones, van a necesitar:
½ taza frijol blanco (una vez remojado, son 1 y ½ taza)
1 kilo rabo de res
200grs trocitos de cerdo (posta de cerdo)
2 cdas aceite
¼ taza cebolla picada
¼ taza chile dulce picado (morrón, pimiento, o pimentón)
2 ajos picados
¼ taza cebollín picado (ciboulette, cebollino)
2 cdas culantro de coyote picado
3 hojas de laurel (lauro)
1 cdita tomillo fresco
1 cdita orégano fresco
1 cda salsa Lizano
1 cdita sal
3 tazas agua
1 rollito culantro de castilla picado (cilantro)

Preparación:
La noche anterior deje remojando los frijoles en suficiente agua, al día siguiente deseche esa agua y reserve los frijoles. Lave muy bien el rabo, seque y reserve.
En la olla de presión sofría en el aceite, la cebolla, chile dulce, ajos, cebollín, culantro de coyote, agregue el rabo en trozos y sellé la carne, agregue el agua caliente, condimente con hojas de laurel, tomillo, orégano, salsa Lizano, sal, tape la olla, cuando empieza a sonar la válvula cocine por 40 minutos.

Liberé el vapor de la olla, yo pongo una parte de la olla debajo del chorro de agua y en un minuto se libera el vapor.

Desgrase el caldo introduciendo una cuchara en la superficie del caldo, hasta retirar toda la grasa.

 

Agregue el frijol remojado, los trocitos de cerdo, si es necesario agregue un poquito más de agua, rectifique la sal, yo siempre tengo chile, así que le agregue chile panameño para darle un sabor especial, agregue el culantro de castilla, tape la olla con una tapa corriente (en este segundo paso, el cocimiento no es a presión) y cocine alrededor de 40 minutos.
En este segundo paso me gusta cocinarlo de manera convencional, para controlar el punto de cocimiento de los frijoles, que no se sobre pase de suaves, igual con la carne de cerdo, que no se sobre pase el cocimiento dejándola seca.



Sirva con arroz blanco y ensalada verde la de su preferencia y disfrute de una comida “de lo que se come los domingos en el cielo.”