10/01/2013

Chicha



Chicha es una bebida derivada principalmente de la fermentación del maíz, es una bebida muy difundida en toda América desde épocas prehispánicas, por lo general es una bebida suave.
Esta es una receta que me satisfizo  grandemente poder llegar a prepararla, con cada uno de los pasos mi alegría se acrecentaba,  llenándome el rostro de sonrisas, fue emocionante al ver como se realizaba mi objetivo.

Hoy les comparto esta deliciosa bebida a mi manera, teniendo la certeza que complacerá a muchos de ustedes.

Las recetas de chicha que logre encontrar en la web, solo indicaba utilizar maíz, yo decidí por escoger maíz tierno, pero asumo que se puede preparar con maíz cascado, ya es cuestión que cada uno de ustedes experimente sus propias recetas, que en resumen de eso se trata la cocina.

Con estas cantidades sale 7 tazas de chicha (producto final), en una próxima entrada les estaré compartiendo una receta en la cual se utilizara 3 tazas de chicha, Arroz con Chicha.

 Para 7 tazas, va a necesitar:
6 elotes blancos tiernos (mazorca de maíz, 4 y ½ tazas desgranado.)
6 tazas de agua (para remojar los granos de maíz.)
3 tazas de agua (para hervir el maíz.)
2 tazas de agua adicional (hervida y fría.)
2 1/2 tazas miel de tapa de dulce, receta en esta entrada (piloncillo, panela, papelón.)
1 cda jengibre (rallado.)


Preparación de la chicha:
Desgrane los elotes, viértalos en un recipiente de vidrio y cubra con 6 tazas de agua, deje remojando los granos toda la noche tapado.




Al día siguiente notaran que los granos se hincharon un poquito, deseche el agua del remojo, lave el maíz con agua, escúrrala y muela los granos.

Como yo no tengo máquina para moler, lo hice en el procesador de alimentos, hasta dejar una consistencia lo más fina que pude, hasta quedar como granitos de arroz.




La receta que trate de seguir de la web decía:

Vierta la molienda a una olla y agregue 3 tazas de agua, deje que hierva a calor medio hasta que este cocido, revolviendo constantemente (20 a 30 minutos aproximadamente.)

Retire del calor y vierta la mezcla a un recipiente de vidrio, deje que se enfríe del todo y agregue 1 y ½ taza de miel, la cucharada de jengibre más información en esta entrada y 1 taza de agua hervida y fría.
Yo no les voy a mentir, porque quiero justo compartirles mi experiencia, quiero y me gusta escribir con propiedad de las cosas que interpreto a mi manera. Estaba tan ilusionada que por olvido omití el paso de hervir el maíz, después de que lo molí le agregue de una vez el agua, la miel, el jengibre y deje en reposo para fermentarla.

Hay que tapar la mezcla con un limpión para que filtre el aire, o sólo sobreponga la tapa si su recipiente la tiene, nunca se tapa a presión.

Se deja reposar toda la noche, en este punto la chicha ya estará lista, pero es una chicha sin fermentación, si gusta de una chicha fermentada continúe con los siguientes pasos.




Dele un cariñito todos los días, una vez al día, con una cuchara limpia y seca revuelva un poquito. Desde el segundo día de fermentación el olor que emana es irresistible.

Si hubieran podido ver mi rostro de felicidad al tercer día, al observar  cómo iba cambiado su apariencia, el olor característico de la chicha se hacía presente y con solo mover un poquito surgían burbujas desde el fondo.




Yo la fermente por cinco días, ya que el grado de fermentación que obtuve para ese día fue el que me gusto.
 



Hay que tener mucho cuidado de que no pase de ser una chicha a un vinagre, yo la verdad no me quise arriesgar en echar a perder…… bebida tan digna de dioses.

Ya tendré más ocasiones para prepararla y apartar un poquito para dejarla fermentar durante más días y ver el resultado final, o si algunos de ustedes se animan, lo hacen y me cuentan.

Cuando ya decidieron que fue el tiempo necesario de fermentación pasar la mezcla por partes y por un colador fino.
La broza que va quedando en el colador hacer una presión fuerte con la mano, para extraer todo el jugo posible.

Se compran una bolsa para chorrear café y cuelan por segunda vez.




Agregue poquitos de más miel y agua hervida y fría, hasta obtener la consistencia que más les agrade. Yo agregue ¾ taza de agua y 1 taza de miel.
 



No se asuste al ver un color blancuzco en la mezcla, hay que dejar reposar para que se asiente los almidones, para obtener el color característico de la chicha.
Envasen la bebida en botellas de vidrio, deje reposar por un momento y verán como quedan sedimentos en el fondo de la botella.
Para desechar los sedimentos vierta muy despacito la bebida a otro recipiente, así quedara en el fondo de la botella esa especie de almidón.




Vuelva a envasar, tape y refrigere, al refrigerar se detiene el proceso de fermentación.

A pesar de mi pequeñito olvido, yo no vi ninguna variante en color, sabor, en comparación a bebidas de chicha que he probado en algunas ocasiones.

Un mes y medio después aún me quedaba el último sorbo de chicha, manteniéndose en perfecto estado.

Para tomar en cuenta:
Para el envasado final, yo preferí no usar tapa de rosca, usé corcho.
No agiten la botella, por los gases que se puedan generar.
Bien pueden hacer la mitad de la receta, para obtener un aproximado de 3 tazas de chicha.

 
Dispóngase a saborear esta bebida, herencia de nuestros antecesores en copitas, en vasos…. O como más le guste.