2/06/2014

Café avellanado

Los cafés saborizados son una forma especial para descubrir nuevos sabores y sensaciones. Se pueden beber calientes y fríos. Si le agregamos una bola de helados, se convierte en un rico postre y a cualquier hora en días fríos de invierno, se convierte en una bebida reconfortante.

Hoy les sugiero servir este café caliente, si prefieren prepararlo frío, les sugiero agregar en el fondo de la copa, una bola de helados sabor vainilla o crema.
Ingredientes para dos porciones:
Para el café:
1 y ¼ tz agua
6 cdtas café molido
3 cdtas azúcar
1/8 cdta canela molida
1/8 cdta clavo de olor molido
1/8 cdta nuez moscada molida
1 cdta esencia de vainilla
Para la crema chantilly:
¾ tz crema dulce (nata líquida para batir)
1 cda azúcar glas (impalpable)
Otros:
60 gr nueces (1/4 tz)
2 oz licor de avellanas (4 cdas)

Preparación:
Disponga la crema dulce en un tazón y lleve al congelador hasta formar cristales (las aspas de la batidora también enfríalas en el congelador). Con la batidora de mano y a alta velocidad batir hasta que las aspas dibujen formas en la crema, agregue el azúcar glas y de una última batida, reservar. Dore un poquito en una sartén caliente las nueces, mezclando constantemente para que no se quemen, enfriarlas y picarlas muy fino, reservar. Prepare el café con el agua y el café molido. Endulce con el azúcar y agregue la canela, clavo de olor, nuez moscada y esencia de vainilla.
En jarros o tazas altas de vidrio para café, agregue en el fondo de c/u. 3 cdas de crema chantilly. Continúe espolvoreando 1 cdta de nueces. Luego agregue 1 cda licor de avellanas. El siguiente paso consiste en un poquito de técnica; incline un poco la jarra, agregue despacio y que se deslice por la pared  ½ taza de café (que no caiga directamente sobre la crema), la crema sube a la superficie sin mezclarse con el café. Agregue 3 cdas más de chantilly, espolvoree otra cdta de nueces y agregue 1 cda de licor de avellanas.
 
Sírvalo con pajilla y degústelo despacio, para descubrir el sabor del licor mezclándose con el café y las especias, sienta la sensación de la crema con lo crocante de las nueces. Conviértalo en un antojito especial, acompañándolo con una pieza de repostería o pastelería.