3/14/2014

Pizza de papa y cebolla

Me hace muy feliz trabajar con masa fermentada, la satisfacción que me genera ver un producto terminado con éxito después de la dedicación, paciencia, cariño y el tiempo que invertí es la mejor recompensa que puedo obtener, ojalá ustedes también experimenten gran placer.

Hoy les comparto esta pizza con ingredientes simples, papa y cebolla; ya les he comentado que soy una amante de los quesos, siempre tengo algunos que se pueden congelar. En esta ocasión utilice tres clases diferentes: queso blanco fresco "Montino", mozzarella y queso molido tipo “Bagaces”; pueden utilizar solo mozzarella, o un mix para pizzas, que lo encuentran en la sección de quesos en los supermercados.

Ingredientes para un molde de 22cm (8 slice pequeñas).
Masa básica para pizza (ver receta aquí)
Para la salsa:
1 salsita de tomate preparada 113 gr
2 cdas aceite de oliva
Pizca de sal gruesa
1 y ½ cdta orégano seco
Para el relleno:
2 tz papas peladas y rebanadas fino
2 tz cebolla en plumilla
1 cda aceite de oliva
Pimienta negra recién molida
Tomillo fresco (sólo las hojitas)
1 hoja de laurel
2 cdas de alcaparras
300 gr queso mozzarela

Elaboración:
Para la salsa: En un tazón mezclar la salsita de tomate, aceite de oliva, pizca de sal, y orégano seco, dejar macerando si gusta desde el día anterior.
Sofreír en el aceite la cebolla, sazonar con pizca de sal, pimienta molida, hojitas de tomillo y hoja de laurel, cocinar hasta que empiecen a dorar.
Cocinar las papas en agua y ¼ cdta sal hasta que suavicen, escurrir el agua y reservar. En un tazón mezclar el queso blanco fresco y mozzarella, sazonar con hojitas de tomillo y pimienta molida, reservar.
En un molde para pizza de 22cm de diámetro aceitado y con las manos apenas aceitadas, estire la masa llevándola con suavidad desde el centro hasta la orilla del molde. Disponga 3 cdas de salsa de tomate y distribúyela en toda la superficie. Acomode una capa de papa, seguidamente capa de cebolla y espolvoree un poco de la mezcla de quesos. Continúe con otra capa de papa, cebolla y quesos. Agregue las alcaparras (lavadas para eliminar la sal de la salmuera), el queso molido y hojitas de tomillo.
Hornear la pizza a 180°C (350°F), por 30 a 40 minutos según cada horno. Disfrute ingredientes simples que hacen de esta una pizza liviana, pero con carácter en sabor.