8/20/2014

Palitos de queso


Ideales para acompañar con un cafecito, como bocadillo con un dip, o simplemente para saborear a cualquier hora.
Ingredientes: (Rinde 40 u.)
1 tz harina de trigo
Pimienta negra recién molida (cantidad a gusto)
1/4 cdta paprika ahumada española
1/8 cdta comino molido
1/2 cdta sal
150 grs. Queso cheddar amarillo (1 y ½ tz. rallado grueso)
80 grs. Mantequilla (3 cdas aprox. bien fría y en cubitos)
3 cdas crema de leche (crema para batir, nata para batir, crema dulce)

Elaboración: Disponga la harina, pimienta, paprika (les recomiendo la paprika marca “Condimentos Escazú”, de buena calidad), comino y sal dentro del procesador de alimentos.
Agregue también el queso y mezcle con un tenedor.

Distribuya los trocitos de mantequilla, tape y procese con pulsaciones cortas, hasta obtener una textura arenosa.

Unir las boronas de harina y mantequilla con la crema de leche, de igual forma con pulsaciones cortas, no se tiene que juntar en una sola bola, tiene que estar humedad pero suelta.
Para comprobar la textura ideal, abra la tapa, con los dedos índice y pulgar apriete juntando una porción pequeña (como señalo en la imagen), si queda unida esta lista, si la textura no se une y se ve harina suelta, agregue 1 cda más de crema de leche.
Cuando junte la mezcla en la prueba con los dedos, pase a la mesa de trabajo rociada apenas con harina. Con las manos vaya apretando la masa hasta unirla (no amase).
Vuelva a rociar de harina la mesa, rocíe harina a la masa y rodillo, con paciencia, delicadeza y con ayuda de las manos, estire la masa en un rectángulo de 30 X 20 cm, 1/2 cm de grosor.


Con un cortador de pasta o pizza, hacer un corte a lo largo de la mitad de la pasta, y en cada una de esas mitades realizar cortes de 1 y 1/2 cm, para obtener palitos de 10 cm de largo X 1 y 1/2 cm de ancho.
Con delicadeza separar y mover los palitos de la mesa de trabajo, pasarlos a una cazoleja para hornear forrada con papel encerado (parchment, no se engrasa, ni enharina, con la grasa de la masa es suficiente).
A cada palito hacer dos o tres torsiones, y en los puntos que señalo en las imágenes, ejercer un poquito de presión con la masa en la mesa, para que el rizo se adhiera y sostenga.
Hornee a 180°C (350°F), por 15 a 20 minutos aprox. hasta dorar ligeramente y su textura sea crujiente. Retirar la bandeja del horno, enfriar los palitos en la misma bandeja. Remover con una espátula.
 
Mantenerlos en un recipiente con tapa hermética, guardar en refrigeración hasta por 15 días. Al momento de servir, retirar del refrigerador 1 hora antes, calentar en el hornito tostador bien  caliente por 1 minuto, retirarlos del hornito.


Recién salidos del horno son una delicia, se percibe el olor y sabor de la paprika y el queso en toda su esencia. ¡Animase y comparta!