11/20/2014

Sopa de tomate con albahaca

Esta es una de mis sopas favorita desde niña, no sé qué me gustaba más, la sopa o las tortitas de masa de maíz con queso con que la  acompañábamos.
Leyendo mis notas me topé con una receta que me la recordó y hoy les comparto mi interpretación.

Ingredientes: (Rinde 2 porciones)
1 kilo Tomates
2 cucharadas Aceite de oliva
1 cucharadita Ajo finamente picado
½ cucharadita Sal
½ cucharadita Comino molido
Pimienta negra recién molida
¾ taza caldo de Pollo
½ cucharadita Azúcar
12 hojas de Albahaca

Elaboración: Elija tomates maduros, rallar por el lado grueso del rallador obtener 2 ½ tz de jugo, eliminar la piel.
En lo particular me gusta rallar el tomate, con este método obtengo algunos trocitos de tomate aportando textura a la sopa.

Si prefieren una consistencia lisa y sabor menos ácida corte los tomates en cuartos, con una cucharita eliminar las semillas, de esta forma eliminan parte de la acidez propia del tomate, licuar o procesar la carne de los tomates y colar.
En una olla caliente disponga el aceite, sofría el ajo.
Agregar el jugo de tomate, condimentar con sal, comino y pimienta al gusto.
Agregar caldo de pollo (que hayan reservado y congelado de otra preparación), hervir a bajo calor por 10 minutos.
 
Agregar albahaca en chiffonade (tiras largas y finas), azúcar y hervir 3 minutos.
Lavar las hojas de albahaca, dejar secar extendidas sobre papel toalla de cocina.
Apilarlas una encima de la otra (ponga las hojas más grandes en la parte inferior de la columna).
Enrollar las hojas, que el rollo quede bien apretado.
Cortar transversalmente cortes de 2 milímetros de grosor aprox. para obtener tiras largas y finas.
 
Tomando en cuenta que esta es una sopa liviana, para hacerla más suculenta la acompañé con unas tortitas elaboradas con harina de maíz, harina de pejibaye y queso (receta en este enlace).