1/20/2015

Queque de leche condensada con cáscara de naranja y cerezas confitadas

Esta pasta para queque es una de mis favoritas, es aromática, con una consistencia y sabor inigualable. Es una pasta básica de pocos ingredientes, desde hace 18 años que la preparo le doy mi toque personal, en esta ocasión decidí hacer una pasta veteada y como tenía todavía cáscaras de naranjas confitadas (receta que les compartí anteriormente), decidí agregarlas.

La pasta la divido en dos partes, en dos tazones. A una mitad de la mezcla le añado licor de café y nueces finamente picadas, aporta un crujiente y sabor muy sutil. A la otra mitad le añado la confitura de cáscara de naranja y cerezas, que combinan bien entre si.

Ingredientes:
3 Huevos pequeños (separar yemas de las claras)
1 cucharada Azúcar
120 gramos Mantequilla
1 cucharadita esencia de Vainilla
390 gramos Leche condensada (1 ½ tz)
2 tazas Harina de trigo
1 cucharadita Polvo para hornear
2 cucharadas Leche
2 cucharadas Licor de Café (o tinta de café)
¼ taza Nueces finamente picadas (60 g aprox.)
2 cucharadas Cáscaras de naranjas confitadas picadas (receta en este enlace)
2 cucharadas Cerezas confitadas picadas (60 g aprox.)

Elaboración: Con la batidora eléctrica de mano bata las claras a punto nieve, al formar picos suaves agregar 1 cucharada de azúcar para sostener el volumen, reservar.
En un tazón batir la mantequilla hasta cremar. Agregue las yemas, una a la vez hasta integrarlas, añada la esencia de vainilla, mezcle.

Agregar la leche condensada y batir hasta integrar a la mezcla. Agregar dividido en tres porciones la harina con el polvo para hornear, previamente cernida. Por último añadir dividido en dos porciones las claras de huevo a punto de nieve, mezclando con espátula de silicona y con movimientos envolventes.

Divida la pasta en dos partes, en dos tazones. A una parte de la mezcla agregar licor de café o tinta de café si no desea agregar licor. Agregar las nueces, mezclar con espátula de silicona con movimientos envolventes.  

Para extraer los aceites esenciales a las nueces e intensificar su rico aroma y sabor: dorar ligeramente en una sartén caliente moviéndolas constantemente cuidando que no se quemen, refrésquelas y luego píquelas finamente y mida la cantidad a necesitar.

A la otra mitad de la mezcla agregar las dos cucharadas de leche, cáscaras de naranja y cerezas confitadas, mezclar con espátula de silicona con movimientos envolventes. 

Prepare un molde alargado pequeño 21 X 11 X 5 cm de 3 tz de capacidad, forrado con papel encerado (parchment), engrasado y enharinado, o un molde de chimenea pequeño de 16 cm de diámetro de 3 tz de capacidad. También se puede hornear en 12 moldes para cupcakes o moldes de silicona para horno.

Consejo: No es del todo cierto que los moldes de silicona para horno son antiadherentes, algunas pastas pueden quedar pegadas en el molde, aplique una capa delgada de aceite o mantequilla. Es necesario enharinar si la pasta es de chocolate, al ser un material flexible coloque los moldes en una bandeja para horno antes de verter la pasta. Al sacar del horno tome precaución porque los moldes retienen suficiente calor.

Vierta las mezclas por cucharadas alternándolas y en dos capas, que la mezcla de la segunda capa no coincida con la de abajo para conseguir el veteado. De unos pequeños golpes con el molde contra la superficie de la mesa (o bandeja si usa moldes de silicona), para sacar el aire que se haya acumulado y emparejar la pasta.
 
Hornee a una temperatura de 180°C (350°F) horno precalentado, durante 40 minutos aprox. hasta que al introducir un palillo este salga limpio. El tiempo para moldes individuales es de 30 minutos.

Refrescar por 10 minutos sobre una rejilla, volcar y retirar el papel encerado.

Enfriar por completo para rociar azúcar molida (impalpable).

Envuélvalo en papel celofán, decore con cinta y lleve como presente cuando visite a sus amigos.
 
En cada porción se luce el veteado y se aprecia la distribución de las frutas y nueces.