2/05/2015

Gelatina de mandarina

Los cítricos y el chocolate son dos ingredientes que combinan bien entre sí. Para los que (como yo) disfrutan de ambos ingredientes, esta receta cumplirá sus expectativas, yo diría que es un antojito de Dioses.

Como complemento y decoración opte agregar en la superficie de la gelatina una slasa glacé de chocolate, una capa delgada de 3 milímetros de espesor.

Ingredientes: (Rinde 2 porciones)
Para la gelatina de mandarina:
½ taza Agua
2 láminas Gelatina neutra
1 taza jugo Mandarina fresco
3 cucharadas Miel de Abeja
Salsa glacé de chocolate (receta en este enlace) 
Para la salsa blanca:
½ taza Agua
2 láminas Gelatina neutra
½ taza Crema de Leche (nata, crema para batir, crema dulce)
2 cucharadas Azúcar
1/8 cucharadita Clavo de Olor molido
½ cucharadita esencia de Vainilla

Elaboración:
Para la gelatina de mandarina: En un tazoncito disponer el agua fría y las láminas de gelatina neutra, dejar que se hidraten durante 10 minutos.

Lavar y cortar a la mitad las mandarinas (la cantidad a necesitar va a depender del tamaño de ellas), exprimir y colar a obtener 1 tz de jugo.

En una olla disponga el jugo de mandarina. Calentar a calor bajo.
Sacar del agua con la mano las hojas de gelatina hidratadas, con delicadeza exprimir para escurrir el exceso de agua.

Sin que llegue a hervir el jugo, agregue la gelatina hidratada, siga revolviendo constantemente hasta disolverla.

Agregar la miel de abeja, mezclar y retirar del calor. Refrescar durante 15 minutos para verter en dos copas o vasitos de cristal.

Deje enfriar por completo, cubra cada copa con papel film y refrigere hasta que solidifique por completo, mínimo 6 horas.

Cuando la gelatina de mandarina haya solidificado por completo, agregue una capa delgada de salsa glacé de chocolate, de 3 milímetros de espesor. Cubra de nuevo con papel film y refrigere durante 2 horas, tiempo que coagulara la salsa.

Si algún comensal no gusta del chocolate, mi propuesta es complementar con una salsa blanca: En un tazoncito disponer el agua fría y las láminas de gelatina neutra, dejar que se hidraten durante 10 minutos.
En una olla disponga la crema de leche, azúcar y clavo de olor. Calentar a calor bajo.

Sacar del agua con la mano las hojas de gelatina hidratadas, con delicadeza exprimir para escurrir el exceso de agua.
Sin que llegue a hervir la crema de leche, agregue la gelatina hidratada, siga revolviendo constantemente hasta disolverla. Aparte del calor y agregue la esencia de vainilla.

Refrescar durante 15 minutos para verter una capa delgada de 3 milímetros de espesor sobre la gelatina de mandarina solidificada. Cubra de nuevo con papel film y refrigere durante 2 horas, tiempo que coagulara la salsa.
 
Es un postre perfecto para después de una comida grasosa, o un platillo de sabores fuertes a base de  quesos, lo astringente de la acidez es un limpiador de paladar.