6/03/2015

Galletas de café y semillas de marañón

Al marañón también se le conoce como: anacardo, nuez de la india, castaña de cajú, caguil o merey, para estas galletas de café vamos a utilizar la nuez del marañón, pero ustedes pueden elegir las semillas que más les gusten, también es opcional, si no les gustan las semillas pueden omitirlas que estas galletas elaboradas así solas también son muy ricas.

Ingredientes: (Rinde 12 u)
115 gramos Mantequilla sin sal
1/2 taza Azúcar glas (en polvo, impalpable)
1 cucharadita Licor de Café
1 y 1/3 taza Harina de Trigo
2 cucharaditas Café Soluble (instantáneo)
50 gramos Semillas de Marañón u otra nuez (semillas) de su preferencia.

Elaboración: Cremar con cuchara de madera o batidora eléctrica de mano la mantequilla suave con el azúcar previamente cernida, hasta que cambie de color amarillo intenso a pálido, aprox. 10 minutos.
Agregar licor de café y mezclar.

Incorporar por cucharadas la harina previamente cernida junto con el café soluble, vaya mezclando entre cada adición hasta que no se vean rastros de harina y junte a formar una bola de consistencia suave. Pueda que necesite agregar 1 o 2 cucharadas más de harina de la que le indico en las lista de ingredientes.
Cubrir el tazón con papel film y reposar en refrigeración durante 20 minutos.


Tome una cucharada de la masa con las manos enharinadas forme bolitas y luego suavemente aplaste con la palma de la mano formando tortillitas de 5 cm de circunferencia y 5 mm de espesor, dispóngalas en una bandeja para horno forrada con papel encerado, distribuya en la superficie a cada galleta semillas de su elección picadas, presiónelas suavemente para que se hundan en la masa.

En un horno precalentado hornee a 180°C (350°F) durante 15 minutos aprox. Retírelas del horno, deje enfriar en la bandeja solo un par de minutos y luego pasarlas a una rejilla metálica para que se terminen de enfriar, esto se hace para que el calor de la bandeja no humedezca la base de las galletas.

Guardar en un frasco cerrado herméticamente (se mantiene en perfectas condiciones durante ocho días, yo preferiblemente dentro del refrigerador retirándolas 2 horas antes de consumirlas).

Son unas galletas delicadas, de consistencia crujiente deshaciéndose con cada bocado.